NOTICIA 1

"LA ARQUITECTURA SOLO SE CONSIDERA COMPLETA CON LA INTERVENCION DEL SER HUMANO QUE LA EXPERIMENTA"

— NOTICIA 1

Antes de decidirse por la arquitectura, Tadao Ando trabajó como conductor de camiones y boxeador. Nunca obtuvo una titulación universitaria en arquitectura. Ni siquiera lo intentó. Simplemente asistió a clases nocturnas para aprender dibujo, tomó cursos de diseño de interiores por correspondencia y, desde 1962 se dedicó a viajar para conocer y estudiar los edificios de Mies van der Rohe, Le Corbusier, Frank Lloyd Wright o Louis Kahn. En 1968 regresó a Japón y fundó en su ciudad natal el estudio Tadao Ando Architects & Associates.

``LA ARQUITECTURA SOLO SE CONSIDERA COMPLETA CON LA INTERVENCION DEL SER HUMANO QUE LA EXPERIMENTA``

Influenciada por la cultura japonesa, la simplicidad de su obra se basa fundamentalmente en el uso de materiales tranquilos y armoniosos como hormigón, hierro y vidrio, proporcionando con su uso una sensación de absoluta limpieza. Sus edificios son conocidos por el uso creativo de la luz natural, del espacio vacío y de las estructuras que siguen las formas naturales del paisaje. Después de más de cuarenta años de trayectoria y estudios adquiridos de forma autodidacta, Ando es uno de los mejores arquitectos del mundo. Para él, la ausencia de estudios formales no es una desventaja, todo lo contrario: a sus 75 años una de sus mayores obsesiones es seguir estudiando. Entre los reconocimientos que ha obtenido está el premio Pritzker de Arquitectura de 1995.

En 1976 finaliza su primera obra, Casa Azuma, una vivienda dividida en dos volúmenes, uno privado y otro común, estructurados entorno a un patio destinado al juego del viento y la luz. Durante los años ochenta, Ando salta a la escena internacional como máximo exponente de la nueva arquitectura japonesa, con obras como la urbanización Rokko Housing con su Capilla en el monte Rokko. En 1992 diseña el Pabellón de Japón para la Expo´92 de Sevilla, una gran estructura de madera concebida desde el principio como efímera. En el Museo del bosque de tumbas, Ando abandona las líneas rectas, pero no la frialdad del hormigón. Entre sus obras en el cambio de siglo cabe destacar el Awaji Yumebutai de Hyogo y el Modern Art Museum de Forth Worth, Texas

Tags: